2016-122-Las-5-mejores-formulas-para-redactar-contenido-diferente-header1.png

Las 5 mejores fórmulas para redactar contenido diferente

Resulta que el dominio de la palabra escrita ha vuelto a cobrar fuerza con la explosión del contenido digital. Mientras los contenidos multimedia, que no parar de crecer, se han vuelto esenciales para el entretenimiento,  los contenidos escritos son imprescindibles cuando se requiere analizar, sopesar y evaluar.

Cada tipo de contenido tiene su lugar en una estrategia de marketing digital. Por ello, la redacción de un contenido de calidad y que aporte valor a la audiencia es cada vez más importante. Tanto es así, que una buena parte del marketing de contenido se nutre de eso: de esa forma distinta y muy creativa de redactar unos contenidos que, más tarde, atraerán a una audiencia determinada.  

Esta necesidad de redacción ha generado miles de formas de organizar el contenido. Todas ellas  con una única intención: buscar la mejor forma de plantear un problema y ofrecer una solución. De todas ellas recogemos, a continuación, las 5 fórmulas más habituales y efectivas de redactar contenido.

 

1.- Las 4 C: clear, concise, compelling and credible.

Quizás es más que una fórmula, es una regla de oro para no desviar el foco de aquello que se quiere conseguir. Además, estos cuatro pilares sirven para redactar todo tipo de textos. Son la estructura básica de una composición escrita.

Por un lado, la claridad en lo que se redacta es esencial para asegurar  la comprensión de quién lo está leyendo. Por otro lado, la concisión es clave para ir directamente al nudo del texto, sin florituras ni perder el hilo de lo que se quiere comunicar. El toque cautivador es esencial para atrapar al lector y convertir a un texto en único. Y, finalmente, la credibilidad del texto se debe nutrir siempre de argumentos o datos que lo hagan fiable. Los cuatro pesos pesados del contenido.

 

2.- Atención, interés, deseo y acción.

También conocida como la estructura AIDA es muy habitual en la redacción de textos con un enfoque más comercial. Esta técnica organiza el contenido de la siguiente manera: un titular llamativo, una introducción fresca o interesante, el planteamiento de un beneficio para el lector  y una petición de respuesta que llame a la acción. Esencial para vender tu producto sin venderlo de forma directa.

 

3.- Problema, agitación y solución.

Esta manera de organizar un texto se basa en identificar un problema, amplificarlo o ‘agitarlo’ para llamar la atención del lector y, finalmente, ofrecer una solución a ese problema. De esta forma, el lector encuentra la solución a su problema y le pone remedio. La amplificación del problema suele realizarse a través de campañas en redes sociales, muy efectivo para llegar a un gran número de personas.

 

4.- Antes, después y el puente.

Se trata de una fórmula sencilla y muy efectiva. Quizás, a diferencia de las otras técnicas, ésta requiere conocer  en profundidad a la audiencia a la que va dirigida, sobre todo, para que el contenido sea efectivo. Se comienza presentando un problema que la audiencia necesita resolver. Después, se  presenta una situación futura donde ese problema está solucionado o la necesidad está cubierta. Finalmente, se propone un camino o un puente para llegar a la solución. Es una técnica muy sencilla y también muy usada en todo tipo de contenidos. Desde un contenido para redes sociales hasta la introducción de un post. Atrae, propón  y resuelve. ¡Fundamental!

 

5.- Características, ventajas y beneficios.

También conocido como FAB por sus siglas en inglés: features, advantages y benefits. Esta forma de redacción, muy habitual para explicar temas complejos, siguen una secuencia que va de lo más concreto -las características y sus ventajas-  a lo más valioso para el usuario, los beneficios.

Las características explican cuestiones tangibles y funcionales, como por ejemplo, que hace un producto o que incluye un servicio. Las ventajas presentan información en términos comparativos, es decir, muestran la utilidad de ese producto o servicio y por qué es el mejor. Finalmente, los beneficios  para el lector cierran la redacción del contenido. Una vez que han sido expuestas  las características y las ventajas de determinado producto es muy importante justificar los porqués y que le va a reportar al usuario. Una explicación clara y concisa de los beneficios que puede reportar ese producto o servicio al lector puede ser clave para la decisión de compra final.

Esta forma de estructurar un contenido es muy habitual en la redacción para productos, así como también en las presentaciones o ponencias de servicios. Un ejemplo clásico es el de las zapatillas para un corredor: la característica es la suela de goma, la ventaja es la amortiguación que le proporciona al correr y el beneficio es evitar lesiones.

¿Te atreves a hacer un contenido diferente? Estas maneras de redactar un contenido persiguen un objetivo común: atraer la atención de tu audiencia. ¡Seguro que una de estas formas se adapta a tus objetivos!

 

 

¿Quieres saber más sobre cómo crear y gestionar tu marketing de contenido? Descarga nuestro [RoadMap #2] Mapa de gestión de contenido en este enlace.
[RoadMap #2] Mapa de gestión de contenido  

 

Laura RománLas 5 mejores fórmulas para redactar contenido diferente

Únete a la conversación

Contenido relacionado