2017-64-Diferencias-marketing-de-contenido-marketing-tradicional-header.png

Las claves que diferencian al marketing de contenido del marketing tradicional

Atraer a la audiencia, incentivar una venta y fidelizar a un cliente no es tarea fácil. Para que eso ocurra, hay que hacer uso de diversas técnicas de marketing que animen a esos clientes a establecer una relación con la marca. Y es que a la hora de hacer marketing para conseguir ventas y nuevos clientes, puedes recurrir a las acciones propias del marketing tradicional o las de marketing de contenido. Ambos tipos de marketing persiguen un mismo objetivo, pero la manera de alcanzarlo no es la misma. ¿Usuario o producto?

En el marketing tradicional (surgido para atender las necesidades de los consumidores) el producto es el principal protagonista y el contacto con la audiencia, segmentada pero fundamentalmente masiva, es unidireccional. Las técnicas de este marketing clásico no dan lugar a una conversación con el cliente, ya que con ellas se trata de resaltar, ante todo, los beneficios del producto.

El marketing de contenido tiene en cuenta a los usuarios a los que van dirigidos los mensajes desde el principio del proceso de compra. Esta corriente enmarcada dentro del inbound marketing surge a raíz de la revolución tecnológica y gracias a la amplia variedad de canales que se abren camino hacia una audiencia de la que se conocen muchos aspectos.

¿Qué tienen en común y qué diferencia a estos dos tipos de marketing?

Ambos se centran en las necesidades del usuario aunque la forma de abordar esas necesidades en bien diferente.

Por supuesto que ambos tipos de marketing conocen a su audiencia, pero de manera diferente. Mientras que el marketing tradicional segmenta basándose en aspectos más generales, principalmente con datos demográficos, el marketing de contenido trata de entender mejor al usuario con la creación del buyer persona. Este arquetipo de audiencia tiene en cuenta otros aspectos del usuario relacionados con su comportamiento, sus motivaciones y sus inquietudes.

Con el foco bien puesto en la audiencia a la que dirigirse, el marketing de contenido define un customer journey, que dibuja cada una de las fases del viaje que realiza el usuario hasta que toma una decisión. Y aquí es donde entra en juego el contenido como valor añadido que ofrecer al usuario en cada momento.

El marketing de contenido tiene una visión holística de la relación con la audiencia. Se trata de adelantar ese primer contacto con la audiencia, de acompañarla hasta la venta y más allá, hasta la fidelización.

En definitiva, no es lo mismo abordar a la audiencia con un discurso comercial, centrado exclusivamente en los beneficios de un producto, que tratar de detectar qué es lo que necesita esa audiencia antes de que pudiera tener una necesidad concreta. No es lo mismo transmitirle un mensaje una sola dirección a un público masivo, que dirigirse a ella a través de una conversación en la que el usuario es el principal protagonista. Y es que aunque el objetivo principal, tanto del marketing tradicional como del marketing de contenido, sea resolver una necesidad del usuario, el mensaje final resuena de manera muy distinta.

¿Quieres saber más sobre las diferencias entre el marketing tradicional y el marketing de contenido? Descarga nuestro [The Versus Papers #5] Marketing Tradicional (VS) Marketing de Contenido en este enlace.
Marketing Tradicional (VS) Marketing de Contenido

Laura RománLas claves que diferencian al marketing de contenido del marketing tradicional

Contenido relacionado