2016-95-Como-influye-la-audiencia-en-la-estrategia-de-contenido-header.png

Cómo influye la audiencia en la estrategia de contenido

El marketing de contenido tiene un objetivo claro: crear conexión con la audiencia de una marca. Y una de las dificultades a la que siguen enfrentándose los departamentos de marketing es que no conocen en absoluto quién es ese público al que quieren dirigirse. ¿Qué necesitan?

¿Dónde están? ¿Qué esperan de nosotros? ¿Quién les acompaña cuando han de decidir sobre algo?

Conocer a fondo a la audiencia es fundamental para responder a todas estas preguntas que influyen directamente en la definición de la estrategia. Su perfil demográfico y psicográfico será el que marque tanto el ritmo como la orientación del contenido que represente a la marca.

Al igual que toda marca o empresa debe saber para quién es su producto, definir a quién se dirige el contenido es clave para que la estrategia funcione. Y es que, aunque parezca lo contrario, estos dos targets no tienen por qué coincidir al cien por cien. En un ejemplo práctico, un negocio de formación a trabajadores dirige su producto a empleados de otras empresas; sin embargo, quien con toda probabilidad tome la decisión de contratar este servicio será el responsable de recursos humanos. Estos, y no los trabajadores, deben ser quienes conformen la audiencia del contenido.

Como bien dice  la propia definición del marketing de contenido, es una disciplina centrada en que el contenido que se ofrece a la audiencia sea relevante y valioso. ¿Cómo vamos a saber si estamos yendo por buen camino sin tener claro a quién nos dirigimos?

 

La adecuación del contenido al perfil de la audiencia

El trabajo de descripción de la audiencia toma forma en lo que se conoce como buyer persona. Este es el arquetipo que representa el perfil de una audiencia en concreto: su edad, su ocupación, sus valores, sus necesidades, sus hábitos de compra…

Uno de los errores más comunes una vez que las marcas han entendido que hay que investigar y analizar a su audiencia, es crear buyer personas para todas y cada una de ellas. En este aspecto, conviene no hacer esfuerzos en vano y aplicar el sentido común para seleccionar las audiencias que realmente nos interesen y nos vayan a ser útiles. Por lo general, intentar abarcar mucho campo hace que el contenido pierda fuerza y la atención se disperse.

Por ello, la adecuación del contenido al perfil de la audiencia es tan importante. Hay que optimizar esa elección y poner el foco en lo prioritario. Cada tipo de audiencia va a precisar un contenido diferente, único, para cada uno de sus puntos de contacto con la empresa. Hay que pensar en cada una de ellas casi como si de un único individuo se tratase para poder trabajar con la máxima personalización.

El tipo de audiencia va a influir en tres aspectos básicos de la operación del contenido: la temática, el formato y el canal.

  • Temas. ¿Qué le interesa a nuestra audiencia? La línea temática que permita a la marca conectar con su público ha de ser el punto en común entre las necesidades de la audiencia y la propuesta de valor de la marca. En cuanto a la profundidad, ¿en qué punto de la toma de decisión se encuentra?
  • Formato. ¿En qué forma va a conectar mejor el contenido con la audiencia? El contenido y la dinámica de consumo online obliga a contar con variedad de formatos y tipos de entrega de contenido. Bien sea mediante un post, una infografía, una guía rápida o un amplio libro blanco, es imprescindible conocer a qué tipo de audiencia nos dirigimos y en qué punto de la toma de decisión se encuentra.
  • Canal. ¿Dónde están nuestros interlocutores? En foros, redes sociales, en los ordenadores de sus oficinas… Saber en qué plataformas se mueven y qué dispositivos utilizan para acceder al contenido es fundamental para adecuarse en idea y forma. ¿Utilizarán de la misma forma las redes sociales los jóvenes universitarios que un responsable financiero? Seguramente no.

 

Desde que el contenido ha tomado la importancia que merece en los departamentos de marketing, se dice de él que es el rey, el centro de toda la estrategia. Y olvidamos que quien es realmente importante es la audiencia. La audiencia es quien consume el contenido, genera opinión sobre la marca y, con bastante probabilidad, quien compra sus productos o servicios. Por eso la audiencia es la reina del marketing de contenido. Y conocer a qué tipo de público se dirige nuestra estrategia es clave para que el contenido consiga su tarea de ayudarnos a conectar con ellos.
 

¿Quieres saber más sobre marketing de contenido y audiencia digital? Descarga nuestro [Pocket Book #2] Estrategia de contenido: Audiencia en este enlace.
[Pocket Book #2] Estrategia de contenido: Audiencia  
Nadia PérezCómo influye la audiencia en la estrategia de contenido

Contenido relacionado