2017-29-De-las-relaciones-publicas-al-marketing-contenido-header.png

Construir la relación con la audiencia: de las relaciones públicas al marketing de contenido

Las relaciones públicas es una disciplina que construye la relación con la audiencia de forma indirecta. Sus intermediarios son los medios de comunicación. Antes, eso funcionaba para una audiencia masiva, algo segmentada, que no interactuaba directamente con las marcas.

Ahora, con la transformación digital, los usuarios han evolucionado y exigen más compromiso y cercanía por parte de las marcas. Este es el hueco que cubre el marketing de contenido. Analiza la audiencia para saber qué le interesa y dar solución a sus necesidades en todo momento utilizando el contenido como elemento de conversación.

Desde el punto de vista estratégico, la marca siempre está ahí para la audiencia, se convierte en un referente y en un punto de apoyo. El marketing de contenido construye esa relación con su audiencia partiendo de un profundo conocimiento de la misma, de cómo se comunica, de qué es lo que realmente le interesa.

¿Cómo saber cuál de estos dos enfoques necesita una marca? Comparando tres puntos: la forma de definir la estrategia, los canales que utiliza y los contenidos que necesita.

 

Grandes diferencias

Una de las grandes diferencias entre las relaciones públicas y el marketing de contenido es la forma en la que ambas disciplinas llegan hasta la audiencia. Las relaciones públicas cultivan y construyen relaciones con los intermediarios, los medios de comunicación, con los que tratan de llegar a audiencias segmentadas, pero principalmente masivas. Una gran red de contactos guiará su estrategia y les proporcionará los canales y los contenidos adecuados para llegar a esas audiencias a las que interesa dirigirse en un momento puntual, según cada campaña.

Por el contrario, el marketing de contenido analiza y estudia a su audiencia para dirigirse a ella de forma directa, sin intermediarios. Por supuesto, hay distintos canales con los que poder llegar a ella, pero siempre teniendo en cuenta que sabemos a quiénes nos dirigimos con más precisión, qué les interesa y de qué hablan. Es por ello por lo que el marketing de contenido hace uso de una mayor omnicanalidad que las relaciones públicas. La clave es estar en el espacio de conversación de la audiencia y adaptar el contenido al canal determinado. Sin fórmulas mágicas.

Además, las relaciones públicas dedican un gran espacio a la comunicación corporativa. Ese “hablar de mis productos” es una de las tácticas de comunicación más comunes. He aquí otra gran diferencia con el marketing de contenido: la forma de comunicar. Mientras que las relaciones públicas ‘crean’ necesidades y se dirigen a la audiencia con la promoción como principal objetivo,  el marketing de contenido estudia primero las necesidades que tiene la audiencia y luego las plasma en un contenido acorde y de interés para ella.

En definitiva, si buscas una relación cercana con tu audiencia, dándole aquello que necesita en todo momento a través de un contenido interesante y de valor, el marketing de contenido puede ayudarte. El marketing de contenido actúa de forma directa y las relaciones públicas dependen de un intermediario que no transmite todo lo necesario para acercarse de manera real a la audiencia.

 

¿Quieres saber más sobre la diferencia entre relaciones públicas y marketing de contenido? Descarga nuestro [The Versus Papers #4] Relaciones Públicas (VS) Marketing de Contenido en este enlace.
Relaciones Públicas (VS) Marketing de Contenido  

Laura RománConstruir la relación con la audiencia: de las relaciones públicas al marketing de contenido

Contenido relacionado