2017-67-Cuales-son-los-contenidos-esenciales-para-tu-estrategia-header.png

Cuáles son los contenidos esenciales para tu estrategia

Para cualquier marca, la elección de los contenidos que va a desarrollar para conectar con su audiencia es uno de los puntos clave previos a la propia creación de esos contenidos. Y es que, antes de comenzar con la producción de contenido sin ton ni son, es de vital importancia saber qué se va a contar, de qué forma y con qué propósito. Para ello es imprescindible mantener los pies en la tierra y no confundir las expectativas de lo que se quiere llegar a hacer con lo que resulta primordial para arrancar.

La creación del contenido de una marca depende directamente de lo que se ha definido anteriormente en la estrategia. Es decir, la forma del contenido final va a estar condicionada por el tipo de idea o mensaje a transmitir según la fase en la que se encuentre el usuario y el canal por el que se va a distribuir ese contenido.

Y, como refleja la matriz de contenido, haciendo la relación entre todos estos elementos la marca tiene numerosas posibilidades para crear y producir contenido con formas y enfoques diferentes.

Las dudas que normalmente asaltan a las marcas que arrancan por primera vez con el contenido son: ¿cuáles de todos estos contenidos son los mejores para mi estrategia?, ¿con cuáles puedo empezar a crear contenido?, ¿cómo combino estos contenidos para que aporten valor a mi audiencia?

Pues bien, dentro del  amplísimo catálogo de opciones de contenido, la clave está en ser críticos con la capacidad de producción del equipo y con la complejidad de las ideas propuestas. De esta forma, los contenidos más apropiados para la estrategia de la marca saldrán de forma natural.

 

Tipos y formatos

Cada marca es única, por lo que en cada caso la planificación de los contenidos ha de ser la que mejor se ajuste a sus necesidades y a su proyecto. Sin embargo, tanto para quienes se inician en el marketing de contenido como para quienes ya están en plena madurez, hay  varios tipos y formatos de contenido esenciales, que no deben faltar en ninguna estrategia de contenido:

  • Contenido de lectura. Este tipo de contenido es el gran clásico, gracias a que es el más polivalente. Puede tener tantos enfoques diferentes como se pueda imaginar, pero sin duda el artículo en formato post es el activo básico para un blog. A través de los post la marca puede comunicar de forma sencilla su propuesta de valor a su audiencia, tratando temas tan variados como se haya contemplado en la definición de la estrategia.
    Las listas son una forma realmente atractiva de presentar el contenido de lectura al usuario cuando la marca aún está cogiendo ritmo de publicación, ya que son directas, ofrecen la información necesaria y son relativamente sencillas de producir para el equipo. Otro de los indispensables son las newsletters, que precisan poco desarrollo técnico y permiten la entrega directa del contenido a los usuarios que ya tengan contacto con la marca.

  • Contenido gráfico. Es una de las principales fuentes de atracción de usuarios gracias a su alta capacidad de impacto y de recordación. Además, es un tipo de contenido que puede adaptarse a los distintos canales que la marca utilice para conectar con su audiencia.
    Las posibilidades del contenido gráfico van desde la fotografía como acompañamiento de un post hasta el diseño de presentaciones gráficas. Un buen punto de partida es la realización de gráficos que representen datos, o una infografía que refleje algún tipo de proceso, como los pasos que hay que seguir para hacer una compra online o una devolución de producto.

  • Contenido descargable. Este tipo de contenido es el más indicado para fases de captación de leads, aunque también da buenos resultados como contenido para fidelizar clientes. ¿Qué mejor forma de agradecerle a un cliente su lealtad que ofrecerle un contenido más completo, abordado con mayor profundidad, y que puede descargarse en pdf?
    El principal hándicap de los contenidos descargables es que para producirlo se necesitan unos conocimientos básicos de maquetación y diseño. No obstante, con pocos recursos gráficos se pueden conseguir grandes documentos si el contenido es de calidad.
    Al arrancar con la planificación del contenido, es mejor dejar para más adelante los documentos más amplios, como whitepapers o ebooks. Una guía de uso básica es una buena opción para crear contenido descargable durante las primeras fases del proyecto.
  • Contenido multimedia. El contenido de audio o vídeo conlleva, sin duda, una producción más compleja que, en muchas ocasiones, no puede abordar la marca internamente. Pero, ¿por qué no incorporarlo en la estrategia a través de contenido de terceros? La audiencia demanda transparencia por parte de la marca y, en términos de percepción, compartir contenido externo puede convertirse en un gran punto a favor.
    El contenido multimedia es uno de los recursos indispensables para generar contenido en redes sociales, en las que hay que maximizar el impacto visual ya que el usuario invierte poco tiempo.

  • Contenido interactivo. Concursos, servicios de chats, encuestas… El contenido interactivo es el que permite a la marca conocer de primera mano qué opina, quiere y siente su audiencia. ¿Y cuál es el contenido interactivo esencial? Algo tan sencillo como habilitar la posibilidad de dejar comentarios en el blog.
    Este tipo de contenido es uno de los que más engagement genera con los usuarios de la marca, ya sean desconocidos, potenciales clientes o clientes afianzados.

Definir el plan de contenido ideal de cada marca no es una tarea de rápida resolución, ya que es imprescindible probar y acumular experiencias para conocer qué contenidos funcionan mejor con la audiencia a la que van dirigidos. Tener en mente estos tipos y formatos esenciales de contenido es un buen punto de partida para ir después ampliando la oferta poco a poco.

Nadia PérezCuáles son los contenidos esenciales para tu estrategia

Contenido relacionado