2015-58-El-blog-como-herramienta-en-el-marketing-de-contenido-header.png

El blog como herramienta en el marketing de contenido

Resulta que el blog es una de las herramientas que nos ayudan en la ejecución de nuestra estrategia de marketing de contenido, puede que una de las más importantes.

Algunos datos son reveladores. La mayor parte de los content managers europeos invierten entre 1 y 2 horas en escribir cada una de las entradas de los blogs de sus compañías, con una media de 500 palabras.

Todas las empresas tienen o quieren tener un blog e invierten cada vez más recursos en este canal. Pero, ¿realmente se aprovechan todas las posibilidades del blog al hacer marketing de contenido?

 

Los posibles enfoques de un blog 

Una estrategia de marketing de contenido requiere de un blog, es unos de los canales de toma de contacto primordiales en una estrategia de marketing online. Un blog puede tener varios enfoques pero todos deben partir de la base de transmitir un beneficio para la audiencia a la que se dirigen.

  • Blog orientado a posicionamiento. Suele ser el tipo de blog más habitual, donde una empresa crea contenidos vinculados al conocimiento de un tema o sector que domina en profundidad. El objetivo es ayudar a una audiencia, que en el momento de plantearse una necesidad que debe satisfacer, encuentre contenido que le ayude a resolver sus inquietudes. El objetivo es desarrollar un posicionamiento de experto en la audiencia.
  • Blog orientado a beneficios producto. Es un tipo de blog donde el producto o servicio está muy presente, pero siempre desde el punto de vista de los beneficios de su uso. Por ejemplo, las marcas de alimentación utilizan sus blogs para contar a su audiencia recetas de cocina. El objetivo puede ser doble con este enfoque, tanto crear imagen de marca como fidelización. En este enfoque hay una línea roja que no se debe cruzar, nunca hay que perder de vista el enfoque de los beneficios: se trata de ayudar y no de vender.
  • Blog de soporte. Es un tipo de blog más cercanos a un foro o una knowledge base, donde un usuario encontrará soluciones a problemas con su producto o servicio. En el sector técnológico es muy habitual encontrar este tipo de blog que responde claramente a un objetivo de fidelización en la fase de posventa de su cartera de clientes.
  • Blog de prensa. Muchas empresas utilizan el blog para comunicar contenidos relacionados a la propia empresa, como una especie de centro de prensa: la empresa hablando de la propia empresa. Al igual que en cualquier contenido que se cree, en este caso hay que pensar en la audiencia y cuál es su posible interés en esos contenidos.

En definitiva, un blog puede soportar distintos contenidos con diferentes enfoques, pero la clave será el equilibrio y la relevancia. El todo para todos suele conducir al nada para nadie cuando hablamos de marketing de contenido. Es posible incluir todo tipo de contenidos pero el blog debe tener un objetivo y el contenido alineado con ese objetivo debe ser el más relevante.

 

El contenido en el blog: formatos y géneros

Un blog se compone principalmente de post, artículos, contenido de lectura. Pero no únicamente.

Quizás, se exploran muy poco las posibilidades de un blog, tanto en los formatos como en los géneros que se pueden utilizar para el contenido de lectura. No debemos olvidar que creamos contenido para una audiencia, y que esa audiencia es cada vez más exigente en términos de amplitud y variedad de contenidos.

Un blog, en tanto que es uno de los canales propios que depende de nuestra gestión, nos permite ampliar las funcionalidades básicas de gestión de artículos para tener formatos más variados. Esto significa que con un mínimo de esfuerzo podremos incluir contenido descargables (guías, manuales, etc.), contenidos gráficos (foto-galerías, infografías) o contenido multimedia (podcasts, videos, etc.).

En relación a los géneros, esta es quizás la gran asignatura pendiente de los blogs. Se utilizan distintas variantes de artículos en forma de consejos, claves, recomendaciones, tips y un largo etcétera, que no son ni más ni menos que variaciones de un único género: artículos.

  • Artículos: textos generales que tratan nuestra visión sobre un tema, explicándolo con mayor o menor profundidad sin visos de sentenciar ninguna verdad absoluta. Por ejemplo, un artículo sobre opciones de telefonía para un vendedor de electrónica.
  • Reportaje: investigación documentada y contrastada acerca de una cuestión en concreto. Normalmente recoge toda la información posible acerca de ese tema. Una investigación sobre determinado complemento de telefonía que acaba de salir al mercado.
  • Crónica: relato de un hecho o evento visto desde nuestro propio prisma. Puede incluir visiones y comentarios de terceros. El objetivo es darle más cercanía al texto, que se asemeja mucho más a un estilo más literario. Por ejemplo, la cobertura de un evento o presentación de determinado producto, en la que ofreceremos nuestras impresiones sobre él.
  • Entrevista: transcripción de una conversación con una persona sobre un determinado tema. Una charla con un referente en nuestro sector (innovador, emprendedor, un alto cargo, etc.) sería un buen ejemplo de entrevista interesante para incluir en nuestro blog.

Tener un blog no es hacer marketing de contenido, pero sin duda es una de la herramientas fundamentales de toma de contacto con nuestro público objetivo. La variedad de formatos y géneros de contenido son claves para enriquecer un de los canales más relevantes en nuestra relación con la audiencia.

 

¿Quieres saber más sobre cómo definir tu estrategia de contenido? Descarga nuestro [RoadMap #1] Mapa de estrategia de contenido en este enlace.

[RoadMap #1] Mapa de estrategia de contenido
 
Marcelo ArnoneEl blog como herramienta en el marketing de contenido

Contenido relacionado