2016-106-El-cliente-como-promotor-de-tu-marca-header.png

El cliente como promotor de tu marca: ¿el objetivo final?

Como consumidores tenemos muchísima información a nuestro alcance para comparar distintos productos antes de decidirnos a comprar. Por esa misma razón, cuando un cliente ha confiado en tus productos o servicios y, además, habla bien de ellos, no puedes dejarlo escapar. El marketing de contenido consigue acercar a esa audiencia que quizá ni siquiera conocía lo que ofrecías, sobre todo, gracias a la creación de ese contenido relevante y con valor con el que has sido capaz de transformarla de visitante a contacto y, finalmente, a cliente convencido.

La etapa de satisfacción del cliente está situada al final del proceso en inbound marketing y en la que, por supuesto, está involucrado el marketing de contenido. Parece una etapa sencilla, en la que con el todo el trabajo y el estudio previo al fin se han conseguido resultados, pero no te debes despistar. Si es difícil conseguir que el visitante de tu sitio web compre lo que ofreces, tampoco es tarea fácil mantenerlo satisfecho. La dedicación a tu audiencia no acaba en la conversión. Una vez que esa etapa ha pasado, tienes que intentar que sea tu propia audiencia la que promocione tu marca, y para ello no hay recetas mágicas: tu audiencia debe identificarse con tu historia y debe sentirse parte de ella.

 

La confianza, el pilar de la satisfacción

Cuando un amigo te recomienda una película, un libro o el último producto que se acaba de comprar, la confianza en él es el primer paso para que, al menos, esas recomendaciones te llamen la atención. Con tu amigo tienes confianza y eso causa que todo aquello que él pueda aconsejarte pueda estar bien; en otras palabras, lo ves con otros ojos. Con el marketing de contenido tienes que intentar construir la misma confianza que la que tienen dos amigos. En cada interacción con el cliente tienes que dar confianza. No importa que el usuario se encuentre en la etapa de investigación de su problema o cuando ya ha encontrado una solución, la comunicación con tu audiencia debe ser cercana y personal desde el primer momento que sepa de tu existencia.

Por supuesto, para que esa confianza tenga valor es muy importante escuchar lo que la audiencia te pide, preguntar para saber lo que quieren y creer firmemente en aquello que le estás contando. Es en este momento cuando el marketing de contenido es tu aliado más valioso:

  • Para escuchar. Es muy importante escuchar todo aquello que dice tu audiencia. Para empatizar con tus clientes y conocer sus inquietudes es esencial que monitorices de forma constante las redes sociales y conocer aquello que les preocupa. De esta forma, el contenido estará mucho más enfocado a un cliente que ahora interactúa contigo como promotor de tu marca.
  • Para preguntar. Otra forma de tener satisfecha a la audiencia a la que le agradan tus servicios y se siente identificada con tu historia es preguntando. Los clientes de una compañía se sienten agradecidos cuando es ésta la que les pregunta por sus intereses y quiere conocer más sobre ellos. Haz preguntas abiertas, que den lugar a debates y conversaciones entre la empresa y el cliente, o entre los propios clientes.
  • Para creer. Cuando uno cree firmemente en aquello que hace, las cosas son mucho más sencillas. Si estás convencido de que vas por el camino correcto, servir a tus clientes debe ser tu mayor prioridad. Cuando a tu audiencia le gusta la historia que le cuentas y los contenidos que ofreces es muy probable que le estés proporcionando educación sobre tu sector y, también, entretenimiento. Así que, ¿por qué no dejarte ayudar por tu propia audiencia para crear una historia aún más fuerte? Una muy buena opción es dar voz a esa audiencia a la que le encanta lo que cuentas, que sean ellos mismos los que creen historias para ayudar a convencer a otros clientes. Ayúdate de sus contenidos y amplía la perspectiva de conocimiento.

 

No dejes a tu audiencia una vez que han comprado y han confiado en tu historia. Ahora comienza todo. Un cliente que se ha convertido en promotor de tu marca, que cree en aquello que ofreces de la misma manera que tú, es un valor importantísimo para seguir creciendo. Y el marketing de contenido sigue teniendo mucho que decir. ¡Aprovéchalo!

 

 


¿Quieres saber más sobre cómo definir tu estrategia de contenido? Descarga nuestro [RoadMap #1] Mapa de estrategia de contenido en este enlace.

[RoadMap #1] Mapa de estrategia de contenido
 

 

Laura RománEl cliente como promotor de tu marca: ¿el objetivo final?

Únete a la conversación

Contenido relacionado