2015-48-post-errores-redaccion-desripciones-producto-matan-conversion-header.png

Los errores de redacción en las descripciones de producto matan la conversión

Resulta que las descripciones de los productos en un ecommerce son un factor clave en la conversión. Los usuarios los necesitan para comprender si un producto respondería a sus expectativas.

Los ecommerce empiezan a entender que las descripciones no solo son una cuestión de experiencia de usuario, sino que son un elemento clave en la decisión de compra de un usuario.

Redactar buenas descripciones de producto requiere unas serie de habilidades que van desde el periodismo hasta el marketing, pasando por un sólido del idioma (ortografía, gramática, sintaxis y semántica). Sin estas habilidades es muy fácil cometer errores, algunos menores y otros más graves, pero que siempre tienen un efecto directo en la conversión…

A continuación, una lista de los errores que deben evitarse, muchos de ellos imperdonables para los usuarios y que matan la conversión.

 

  1. Descripciones vacías. Una descripción de producto vacía es quizás uno de los errores que más daño causa en la conversión. El usuario puede interpretarlo como un descuido, falta de interés o poca profesionalidad. En cualquier caso, suele ser un error imperdonable con efectos inmediatos y a medio plazo.
    Sin descripción, un usuario no tiene la información que necesita para tomar un decisión, por lo que seguramente abandonará la idea de comprar ese producto. Un usuario que deja un ecommerce en que quizás quería comprar y no ha podido, probablemente no vuelva.
  2. Descripciones copiadas. Copiar las descripciones que proveen los fabricantes de los productos, sin aportar nada personal, ampliarla o enriquecerla no es una buena idea. Las descripciones quedan faltas de contexto y aportan poco al usuario. Además, se corre el riesgo de ser penalizado por Google, que lo podría considerar contenido duplicado…
  3. Errores ortográficos o gramaticales. Es básico, pero pasa con frecuencia que se “escapan” letras, acentos, y, hasta construcciones completas. Si se quiere establecer confianza con el usuario, las descripciones deben respetar a la perfección la ortografía y la gramática.
  4. Sentencias o párrafos muy largos. Las personas necesitamos oraciones cortas para procesar la información adecuadamente, las oraciones extensas presentan una gran dificultad para generar persuasión en el lector.
  5. Sentencias o párrafos muy cortos. Un viejo dicho dice que si lo bueno es breve, es dos veces bueno. Esta brevedad tiene mucho valor, porque muestra capacidad de síntesis a la vez que va directo al grano. Siendo todo lo anterior muy valorable, una descripción básica debería alrededor de 75 a 100 palabras.
  6. Jergas y clichés. La jerga en la redacción causa desconcierto en el usuario que puede no conocer el léxico. Esto le impide avanzar en la comprensión del texto, y , quizás a abandonarlo definitivamente. Los clichés tiene un efecto de distracción, y se corre el riesgo de descontextualizar el texto completo.
  7. Tono pasivo. Una redacción con enfoque activo se orienta más fácilmente a la persuasión. El uso de voces pasivas no es recomendable.
  8. Enfoque comercial. Las descripciones de producto deben orientarse a los beneficios del producto, con un lenguaje que pretenda persuadir al usuario de que las características y ventajas del producto pueden ser las adecuadas. Este enfoque pretende asistir, asesorar, orientar… Una redacción que se guía por el afán comercial de hacer una venta es contraproducente, y habitualmente poco objetiva. Y esto genera suspicacias en los usuarios.
  9. Redacción inconsistente. A la hora de hacer descripciones de productos pueden intervenir varios redactores. Aunque existan guía de estilo de redacción que todos deben seguir, hay que asegurarse de la coherencia general en todas las descripciones.
  10. Lenguaje complejo. Utilizar palabras poco habituales o construcciones complejas genera confusión en el usuario, que seguramente necesitará volver a leer el texto por segunda vez para comprenderlo adecuadamente. Y no siempre hay segunda oportunidad …
  11. Falta de precisión. La redacción no solo es motivar, también es dar información. Si la información no es precisa o se contradice en la misma descripción el usuario no tendrá confianza en el producto ni muchos menos lo comprará.
  12. Exageración. Un texto exagerado genera desconfianza. La exageración no hace un producto más deseable ni impulsa la llamada a la acción.
  13. Obviedades. Un texto que describe un producto sin aportar información nueva, simplemente redactando lo que ya sabemos o estamos viendo en una fotografía no aporta nada al usuario. Más bien puede transmitir una sensación de falta de interés, de que hay una descripción que rellenar y únicamente por esa razón se ha hecho.
  14. Repeticiones constantes. El posicionamiento en los buscadores es importante, y, por supuesto las palabras claves en la descripción son un factor a tener en cuenta. Pero a la hora de redactar una descripción, repetir palabras clave en forma inconexa o poco coherente convierte la descripción en un texto incómodo de leer. Además transmite la sensación de que se han hecho las descripciones pensando en los motores de búsqueda en vez de pensar en los usuarios.
  1. Ignorar convenciones. A la hora de redactar las convenciones aseguran legibilidad y la usabilidad. Ciertas palabras y frases, aunque puedan parecer demasiado recurrentes, son las que el usuario espera leer. Puede ser riesgo alterar esas convenciones…
  2. Ignorar convenciones. A la hora de redactar las convenciones aseguran legibilidad y la usabilidad. Ciertas palabras y frases, aunque puedan parecer demasiado recurrentes, son las que el usuario espera leer. Puede ser riesgo alterar esas convenciones…
 
¿Quieres conocer los secretos del marketing de contenido para ecommerce? Descarga nuestro [Ebook #2] Marketing de Contenido | Ecommerce.
[Ebook #2] Marketing de Contenido | Ecommerce  
Marcelo ArnoneLos errores de redacción en las descripciones de producto matan la conversión

Contenido relacionado