2016-79-haz-realidad-tu-historia-storytelling-marketing-contenido-header.png

Haz realidad tu historia: storytelling y marketing de contenido

Ahora que ya tienes en mente que le quieres contar a tu audiencia, o lo que es lo mismo, ya tienes tu historia, la que te representa y que te hará empatizar con una audiencia que todavía no te conoce, es hora de ponerse manos a la obra y poner en orden todo aquello que quieres contar a tu público.

Gestiona tus ideas

En muchas ocasiones contar exactamente la idea que tienes en mente es complicado si no hay una planificación detrás. Por ello, es importante plasmar esa idea y proyectarla a través del content workflow, es decir, a través de un flujo de trabajo y la estructuración del contenido que vendrá después. Es en esa planificación y antes de ponerte a escribir tu historia cuando tienes que tener en cuenta estos pasos a seguir:

· Tu identidad. Tu historia debe estar unida a tu propia identidad, la que te define y con la que vas a conectar con tu audiencia. Este es un vínculo muy importante, ya que si tu público no se identifica con tu forma de ver la vida no habrá nada que hacer.

· Tu audiencia. Aunque tu idea sea fantástica es muy importante saber a quién quieres contárselo. No todo lo que se te pasa por la cabeza se lo cuentas a todas las personas que conoces, ¿verdad? Hay que investigar, de forma exhaustiva, a quiénes le va a interesar tu historia.

· Temas. Haz una planificación de los temas que más encajan con tu historia. Aquellos que guardan relación con la idea principal y con tu identidad. Solo así engancharás a un público que comparte tus mismos ideales.

Una vez que estos tres puntos están bien clarificados puedes empezar a pensar en un calendario editorial, que planifique la distribución de contenidos y comenzar con la parte del proceso que llevarás a cabo de ahora en adelante: el content workflow.

 

Content Workflow

El Content Workflow o flujo de trabajo es la forma en la que debes estructurar tu historia para visualizar cómo llegar a tu audiencia. Este proceso se divide en tres grandes bloques: investigación, creación y distribución.

Los tres pasos a seguir tienen la misma importancia y hay que dedicarles el tiempo necesario si quieres que tu historia sea importante y recordada por tu audiencia.

1. Investigación. Ahora que ya conoces a tu audiencia y por ende a tu competencia, es importante que ojees los contenidos que realizan tus competidores. Lo que es conocido como Benchmarking. Posteriormente busca, filtra y valora las fuentes externas; la famosa curación de contenidos. Por último, no dejes de lado la revisión y análisis de lo que vayas a publicar, o lo que es lo mismo, las temidas auditorías. Te darán una visión general de tu situación actual y te ayudará a avanzar.

Después de esta primera fase tendrás en tu poder un pequeño inventario o Content Inventory en el que ya tienes claro cuatro partes muy importantes para continuar haciendo realidad tu historia: análisis de la competencia y fuentes externas; control de los contenidos publicados y los contenidos generados de forma interna.

2. Creación. Este proceso abarca desde la propuesta de una idea hasta su planteamiento general. Es la fase en la que la inspiración y la creatividad son fundamentales para construir contenidos de calidad, en relación con tu audiencia. Para ello, hay que dar prioridad a las siguientes cuestiones:

· La creatividad aplicada: basada en diferentes campos para ver cómo se maneja la inspiración. Te pueden servir de ayuda para dar forma a tu contenido. Por ejemplo, en arte los contenidos tienen relación con la autoexpresión; mientras que en el sector de los negocios los contenidos se orientan a la resolución de problemas. ¿Por dónde quieres conducir tu creatividad?

· Producción: en esta parte hay que ponerse manos a la obra para materializar todos los pasos anteriores.

· Gestión: organiza tu Content Inventory, la creación con la que te has inspirado para escribir los contenidos y piensa en cómo adaptar tu historia a las diferentes plataformas y canales dónde vas a distribuirlo a continuación.

3. Distribución: hacer llegar el contenido. Hay que tener en cuenta que del texto original hay que adaptarlo al formato seleccionado, hacer un tratamiento de las imágenes, incluirle enlaces y palabras clave para que se posicione correctamente en los buscadores. Una vez listo, el contenido tiene que ser distribuido por los diferentes canales sociales y eso se puede hacer de dos formas: de forma gratuita o mediante canales de pago.

De forma gratuita es  a través de las diferentes redes sociales, mientras que las alternativas de pago a su vez pueden ser varias. Las más habituales para propagar el contenido son:

· Contenido patrocinado: a través de la inserción de tu contenido en medios externos.

· Content Discovery: contenido sugerido para el usuario pero con una reglas determinadas por el medio en el que has decidido que aparezca tu contenido.

Como contamos en el Workshop sobre Storytelling y Marketing de Contenidos el pasado 7 de julio en el FlagShip Store de Telefónica, en cada empresa se aborda este procedimiento de distinta manera. Y aunque el marketing de contenidos ya es una realidad en muchas empresas, el conocimiento siempre tiene que estar en la compañía. Las agencias de marketing de Contenido son el complemento perfecto para darte el empujón que tu empresa necesita.
 

¿Quieres saber más sobre cómo crear y gestionar tu marketing de contenido? Descarga nuestro [RoadMap #2] Mapa de gestión de contenido en este enlace.
[RoadMap #2] Mapa de gestión de contenido  

 

Laura RománHaz realidad tu historia: storytelling y marketing de contenido

Contenido relacionado