2016-102-Inbound-marketing-de-contenido-tandem-inseparable-header.png

Inbound y marketing de contenido, un tándem inseparable

Marketing de contenido e inbound  marketing no es lo mismo. Aunque, de primeras, puede parecerlo, el inbound marketing comprende una serie de técnicas de marketing no intrusivo en la que intervienen muchos elementos; mientras que el marketing de contenido tiene una visión menos táctica y más estratégica.

A lo largo del proceso, en inbound marketing existen determinados factores a los que hay que prestarles atención: SEO, analítica web, redes sociales y, en última instancia, la labor del departamento de ventas, que busca unirse con el departamento de marketing creando una nueva forma de trabajar: el Smartketing. En todos esos factores, el marketing de contenido tiene un papel fundamental ya que la creación de contenidos relevantes y valiosos para una audiencia específica orienta el camino en cada etapa de la metodología inbound.

 

¿Por qué el inbound marketing necesita del marketing de contenido?

La metodología inbound necesita un buen tratamiento de los contenidos y, para ello, es primordial conocer las bases del marketing de contenido. En inbound marketing  hay cuatro etapas en las que el contenido es el principal protagonista y va tomando diferentes formas en cada una de ellas. Las etapas se dividen según el grado de aproximación a la audiencia. Atraer, convertir, cerrar y complacer son los cuatro estadios a seguir para pasar de tener visitantes en tu web a tener clientes que compran tus productos y promocionan tu marca; y en cada uno de ellos el contenido es el puente para que la audiencia pueda avanzar.

En las cuatro etapas del inbound marketing el contenido debe ser tratado de forma diferente. Y ahí es el momento en el que entra en acción el marketing de contenido, más allá de la táctica en concreto, para hacer un análisis global y aportar una visión completa de todos los elementos que intervienen en la relación entre la marca y la audiencia: la conversación digital.

El marketing de contenido gira alrededor de tres pilares: la marca, la audiencia y los canales. Estos pilares son lo que determinan el contenido más adecuado en cada etapa que propone el inbound marketing. La personalidad y el tono de voz de la marca, el conocimiento de las necesidades de la audiencia y el comportamiento de la audiencia en cada canal de contacto son el santo grial del marketing de contenido y de la conversación digital.

 

Una unión necesaria

Una de las principales premisas del inbound marketing es no ser intrusivo, atraer sin interrumpir. La premisa esencial del marketing de contenido es crear contenido relevante y valioso para atraer y retener a una audiencia. El resultado de esta combinación es un tipo de marketing que las audiencias no perciben como marketing. Hace que las personas se sientan identificadas, ya que se les proporciona soluciones a sus problemas.

Por ello, el tratamiento del contenido debe ser diferente no solo en función del perfil de la audiencia (el buyer persona), también debe serlo en función del momento en el que se encuentre en su recorrido como comprador (buyer journey o customer journey). Es decir, no se puede hacer el mismo contenido para una persona que visita por primera vez tu página web que para aquella que conoce tu producto y está dispuesta a comprarlo.

Y ahí está la clave. Independientemente de todo lo que conlleva seguir la metodología inbound para conseguir atraer más tráfico a tu página web y, en consecuencia, más clientes para tu negocio, es del todo claro que un buen tratamiento del contenido es la llave que te abre todas las puertas. ¿A qué esperas para comprobarlo?

 

 

¿Cómo se define el marketing de contenido? ¿Qué conceptos hay detrás de su definición? Descarga es guía rápida: definiciones de marketing de contenido
[Quick Guide #2] Guía rápida: definiciones de marketing de contenido  

 

Laura RománInbound y marketing de contenido, un tándem inseparable

Contenido relacionado