2015-62-La-autoria-del-contenido-y-la-regla-de-los-tres-tercios-header.png

La autoría del contenido y la regla de los tres tercios

Una estrategia de marketing de contenido necesita equilibrio en la creación de contenido. Para conformar una identidad digital consistente y poder convertirse en referente a través del contenido, el balance y la armonía son fundamentales.

Uno de los principales objetivos  del marketing de contenido es que con nuestro trabajo, la creación y distribución de contenido, forjemos un vínculo con nuestra audiencia. El contenido debe interesar a la audiencia para conseguir alcanzar la fase de engagement.

Pero más allá de las propuestas temáticas y las formas de materializar el contenido, la variedad de autores que crean este contenido es clave para conseguir una estrategia sólida. La regla de los tres tercios nos ayuda identificar y clarificar los tres tipos clave de contenido según su autoría: contenido propio, de influencers y generado por la audiencia.

El equilibrio en este aspecto de la producción de contenido es una señal de consistencia de la estrategia global de contenido, que ayudará a crear un vínculo más fuerte con nuestra audiencia.

 

Las tres clases de contenido según la fuente de creación

La regla de los tres tercios es un canon muy conocido en el mundo de la fotografía, cuyo objetivo es distribuir los objetos de forma proporcional para conseguir una composición general armónica. En la práctica, utilizando líneas imaginarias se divide la imagen en tres tercios verticales y tres verticales, de forma que las intersecciones sean el punto de referencia para conseguir el equilibrio en toda la escena.

Esta idea, aplicada al origen y autoría del contenido en nuestra estrategia de marketing, nos permite buscar la proporción idónea en la creación de contenido: el propio, el de influencers y el natural o generado por la audiencia.

1.- Contenido propio. Un tercio de nuestro contenido debe estar relacionado con nuestro conocimiento o nuestra especialización en el sector. Debe surgir de nuestro saber concreto y del conocimiento de los intereses y expectativas de nuestra audiencia.

Este contenido creado por nosotros es resultado de la definición de nuestra estrategia y es el que, con toda seguridad, distribuiremos a través de nuestros propios canales, como la web, el blog o el email.

2.- Contenido de influencers. En este tercio están los contenidos que provienen de colaboraciones externas con personas relevantes del sector. Éstas pueden ser de expertos y de influencers o figuras importantes en una actividad, cuya opinión es seguida y respetada por nuestra audiencia. El guest blogging es una práctica muy interesante que consiste en la participación de terceros que aportan su punto de vista sobre un tema. Esto genera una imagen de amplitud de alcance de nuestra estrategia de contenido.

Una variante para este tipo de contenido es la producción de contenido propio sobre casos de éxito o novedades de nuestro sector en la que esos influencers estén implicados. Esta forma de contenido aporta un valor adicional a nuestra estrategia: la audiencia puede comprobar que somos honestos con la competencia y que, aparte de nuestros propios intereses, nos interesa el avance y desarrollo en nuestro ámbito.

3.- Contenido natural o generado por la audiencia. Este tercio comprende todo aquel contenido que ha sido creado por la audiencia, ya sean internautas, usuarios, clientes, etc. que conectan con nosotros a través de distintas plataformas. Esta forma de creación de contenido es el termómetro para conocer la capacidad de participación que generamos. Puede tomar forma de consultas, respuestas a un post, calificaciones, opiniones…

Si bien esta participación está muy vinculada a negocios BtoC, debe considerarse como uno de los objetivos a conseguir en cualquier estrategia de marketing de contenido, puesto que pone en evidencia la relevancia del contenido que generamos.

El contenido generado por la audiencia es uno de los pilares a desarrollar para propiciar el crecimiento orgánico de nuestra marca en internet, ya que la actividad de los usuarios con nuestro contenido es uno de los aspectos que consolidan nuestra imagen como líderes en el sector.

 

El análisis del contenido con la regla de los tres tercios

La aplicación de esta regla de los tres tercios nos permite ver con claridad de dónde debe proceder nuestro contenido para conseguir un buen resultado.

Si el volumen de producción para uno de estos tercios es infinitamente menor al de los otros dos, será una señal de que tendremos que fomentar la creación de contenido en esa parcela de nuestra estrategia.

Si asignamos el contenido de forma más o menos proporcionada a cada uno de estos tercios conseguiremos ejecutar una estrategia equilibrada. Esto también conformará una propuesta  de contenido relevante y valioso para la audiencia, mostrando que nuestra propuesta general es consistente, puesto que nos permite convocar a influencers. Además, si nuestro público objetivo es proclive a la participación online, nos da idea de la fortaleza del vínculo que generamos con él.

Un balance equilibrado de nuestro contenido es clave para alcanzar un buen reconocimiento por parte de la audiencia.

 
¿Quieres saber más sobre cómo crear y gestionar tu marketing de contenido? Descarga nuestro [RoadMap #2] Mapa de gestión de contenido en este enlace.
[RoadMap #2] Mapa de gestión de contenido  
Nadia PérezLa autoría del contenido y la regla de los tres tercios

Contenido relacionado