2016-25-buen-contenido-para-marketing-de-contenido-header.png

¿Qué es un buen contenido para hacer marketing de contenido?

Resulta que en una estrategia de marketing de contenido el foco es la audiencia y el contenido es el elemento para establecer un vínculo. Todas las acciones de marketing de contenido requieren hacer un análisis cuidadoso de la audiencia, establecer qué canales van a utilizarse y definir qué objetivos se deben alcanzar.

Muchas veces se comete el error de creer que el foco de la estrategia es el contenido, cuando la audiencia es lo primordial. Y otras veces se cae en el error contrario, minusvalorar el potencial del contenido…

 

Equilibrio y características de un buen contenido

Más allá del equilibrio imprescindible dentro de la estrategia, es conveniente reflexionar sobre qué características debe cumplir un contenido para conseguir las metas de atraer y retener a una audiencia. Un buen contenido debe reunir al menos estas cinco características:

  • Calidad. Un contenido de calidad refleja ideas claras y bien expresadas. La coherencia entre el mensaje y el estilo del contenido es fundamental para que la audiencia comprenda lo que se quiere transmitir.
  • Relevancia. La relevancia del contenido es intrínseca a la adecuación a los intereses de la audiencia y a la originalidad tanto de las ideas como de su presentación. En un mundo saturado de información, el impacto por la innovación marca la diferencia. Un enfoque original y práctico de un contenido, que responda de forma clara a los interrogantes de la audiencia, será vital para que el público le otorgue la importancia que merece.
  • Valor. Un contenido de valor implica el aporte de ideas propias y especializadas que permita conseguir un posicionamiento como referente del sector. Esta cualidad del contenido repercutirá tanto en la relación con la audiencia como con el resto de integrantes del sector. El hecho de situarnos o ser percibidos como expertos influye de forma positiva en la imagen que la audiencia se forja sobre la empresa.
  • Fiabilidad. El contenido que se crea debe transmitir confianza; esto es esencial y obvio. Pero además, es decisivo para la audiencia desconocida o que acaba de dar los primeros pasos en su relación con la empresa. Para el público que aún se sitúa en las primeras fases de contacto, es vital dirimir si merece la pena considerar como posible opción la propuesta de valor que lleva el contenido.
  • Oportunidad. El contenido es oportuno para la audiencia cuando se le entrega en el momento y en la forma adecuados. Más allá del valor intrínseco del contenido, éste debe ajustarse a sus necesidades para que el interés despertado pueda evolucionar hacia la conversión. Si se relaciona con el customer journey –ese teórico viaje que realiza un usuario desde la toma de contacto con la empresa hasta la conversión-, la alineación con el contenido es clave: éste debe adaptarse a la profundidad y presentación necesarias conforme el usuario avanza hacia una posible toma de decisión.

 

 
¿Qué tipos de contenido pueden crearse para un plan de contenido? Descarga esta guía rápida: Las claves de un buen contenido.
[Quick Guide #5] Guía rápida: las claves de un buen contenido  
Marcelo Arnone¿Qué es un buen contenido para hacer marketing de contenido?

Contenido relacionado