2017-27-Las-redes-sociales-tambien-son-marketing-de-contenido-header.png

Las redes sociales también son marketing de contenido

Tener presencia en redes sociales es un pilar fundamental para la estrategia de marketing digital de cualquier marca y es algo que los departamentos de marketing ya tienen más que asumido. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones, no caen en la cuenta del potencial que pueden tener los canales sociales si se les sabe sacar todo el partido.

Y es que la forma de consumir online de los usuarios ya no sólo demanda que las marcas tengan un perfil creado en una u otra red social, sino que sean participantes activos dentro de ellas. Dentro de este paradigma de la estrategia digital, el contenido en redes sociales es el perfecto impulsor de la relación entre la marca y su audiencia. Y en este sentido podemos decir que cumple tres funciones:

  • Mejorar la visibilidad de la marca
  • Generar conversación
  • Crear comunidad alrededor del mensaje de la marca

¿Cómo utilizarlo para alcanzar la que parece la meta prioritaria, generar una conversación que permita desarrollar el resto de objetivos?

 

Cómo crear contenido en redes sociales

La primera premisa que hay que tener en cuenta es que las redes sociales no deben ser utilizadas como meras distribuidoras de contenido procedente del blog de la marca. Crear contenido nativo para redes sociales es la clave para sobresalir entre la gran masa de contenido a la que se expone la audiencia en todo momento.

La creación de este contenido nativo debe tener en cuenta los factores propios de cada red social entendida como canal. Las limitaciones de formato, el estilo conversacional, el lenguaje que más se utiliza y el tipo de consumo que la audiencia de la marca hace de ella, son sólo algunas de estas características que afectan directamente al contenido.

El contenido creado específicamente para redes sociales debe responder al criterio de llamada a la acción, y para eso es necesario que cumpla estos tres requisitos:

  • Rápido. El contenido de redes sociales debe ser digerible, cómo, adaptado al tiempo que va a invertir el usuario en consultarlo. En este ámbito no casa el concepto slow. Por esta razón, es muy importante dejar a un lado los excesos de texto y optar por imágenes, gráficos, que muestre el mensaje de un sólo vistazo. Las viñetas tipo cómic y las infografías son recursos excelentes para hacer un contenido ligero, conciso y directo.
  • Atractivo. Haciendo valer el punto anterior, en redes sociales no existe la posibilidad de publicar contenido sin imagen. ¿De qué forma, si no, iba a distinguir el usuario el contenido de una marca del resto de información textual que tiene delante de sus ojos? La lectura en diagonal y la prisa no hacen posible la localización automática de un contenido sin imagen.
    En cuanto al lenguaje y estilo, dependiendo siempre del tono de cada red social, siempre funcionarán mejor palabras cortas, directas y con intención participativa, como las exclamaciones y preguntas. No hay que olvidar tampoco la relevancia que toman cada vez más las herramientas de participación que pueden integrarse en redes sociales. Un cuestionario o un concurso llamarán la atención de la audiencia y permitirán a la marca conocerla mejor a través de sus respuestas.
  • Emotivo. El objetivo del contenido en redes sociales es promover una reacción en la audiencia, bien sea llevarle hasta la compra o despertarle sensaciones. Técnicas como el storytelling se utilizan cada vez más para hacer una buena organización del mensaje en el contenido. La meta es que el usuario se sienta reflejado con la marca en los pocos segundos que perdura con el contenido. Frases gancho, situaciones cotidianas… Cualquier recurso puede ser bueno si se expresa de la forma correcta.
    En cuanto a formatos, la experiencia no hace sino decirnos que cada día más el vídeo es el rey del contenido en redes sociales, desde las píldoras creadas específicamente para canales de YouTube como las retransmisiones en directo por Periscope o Instagram, o el concepto de stories que invade a las principales redes sociales desde el nacimiento de Snapchat.

 

Para hacer contenido en redes sociales que cumpla con el objetivo de atraer y enganchar sólo hay que echar mano de la originalidad, las buenas ideas y buen storytelling.

En la estrategia de contenido, la omnicanalidad es un factor fundamental para acompañar al usuario en todos los puntos de contacto con la marca. Así que para alcanzar el éxito, es vital acudir a los espacios de conversación en los que se mueve la audiencia, las redes sociales.

 

¿Quieres conocer las claves del marketing de contenido? Descarga nuestro [Ebook #1] Marketing de Contenido | Introducción.
[Ebook #1] Marketing de Contenido | Introducción  

Nadia PérezLas redes sociales también son marketing de contenido

Contenido relacionado