2016-70-Tu-historia-es-tan-importante-como-tu-diseno-header.png

Tu historia es tan importante como tu diseño

Un diseño cautivador es fundamental pero lo que le da presencia a tu marca son las historias que cuentas. Es en tu historia donde muestras quién eres, cuáles son tus pasiones y cuáles son tus valores. La intención que se persigue a la hora de contar tu historia no tiene porque ser una herramienta de venta, pero construye una relación sólida entre tu público y tú.

Un gran diseño atrae pero no es suficiente para mantener una relación consistente con los clientes. Una buena comunicación con ellos es fundamental para llegar a tu objetivo final. Debes entender las necesidades de todos tus clientes, así conseguirás materializar una relación que, en primer término, se ha fraguado a causa de tu historia.

1.- Tus palabras son fundamentales.

Imagínate que estás planeando un viaje a la playa; en un lugar en el que nunca has estado y en el que encuentras un hotel en primera línea. Pero solo encuentras fotos de la habitación. No hay una descripción de los tipos de habitaciones, ni de los precios, ni si están disponibles, si hay ofertas, las opiniones del lugar o cualquier otro tipo de información. Sin palabras y sin las historias que llevan detrás nunca conectarás con tu público.  Las palabras son esenciales para que las marcas cuenten sus historias.

2.- Darle prioridad a tu audiencia

Las grandes historias con unos datos que las respalden comienzan con unas buenas preguntas. Más concretamente, preguntas que sean relevantes para tu público. Las mejores preguntas son aquellas más frecuentes o las que plantean desafíos frente a negocios más grandes. Si las preguntas responden a las necesidades de tu audiencia, crearán una buena historia; siempre apoyada en datos.

Si, por ejemplo, tu empresa es una compañía de seguros, tienes que conocer a tu público; ya que éste busca en ti una información fiable. La historia entre el cliente y tú se crea en el momento en el que un usuario contrata un seguro a través de tu negocio online, lo qué es relevante de tu marca para ellos o la forma de acceder fácilmente a esa información.

3.- Encontrar los datos correctos

Después de encontrar la pregunta que ayude a impulsar tu contenido, hay que buscar aquellos datos que respondan a esa pregunta. Para hacer eso, debes pensar en el proceso que vas a seguir para recoger y visualizar los datos, y así crear una visión más profunda, la cual creará tu historia. Si no sabes dónde puedes buscar los datos que son de tu interés, puedes bucear por la Red en busca de respuestas a las preguntas que te formules. Encontrar los datos correctos es importante, ya que tu historia debe ser creada a partir de unos datos precisos.

4.- Filtrado de los datos

El objetivo del uso de datos es aumentar la credibilidad de tu contenido y darle valor a tu historia y a tu marca. Para ello es necesario encontrar fuentes fiables de esos datos. Cuando filtres los datos piensa en aquellas preguntas que tu público podría formularte y en las respuestas que como marca te puedan interesar. En el caso de la compañía de seguros; ¿cuáles son los costes, los ingresos o el número de asegurados de mi compañía y cómo puedo contárselo a mi audiencia?

5.- Elegir una representación visual

Las imágenes y el contenido visual siempre llaman más nuestra atención. Por ello, después de encontrar tus datos, piensa en cuáles de esos datos van a contestar a tus preguntas y pueden ayudar a tu historia. A partir de ese momento ya puedes elegir la manera de representarlos visualmente. Debes pensar cómo quieres representar esos datos: un gráfico circular o de barras, una infografía o una cartografía. Algo sencillo para visualizarlos.

6.- Formar la historia

Utilizar datos para crear nuestra historia es añadir el mayor valor posible a tu contenido. Con tus historias tienes que contar algo que no se haya dicho antes. Una historia exitosa basada en datos requerirá la colaboración de herramientas de analítica, y que sea creativa si quieres crear una historia convincente.

7.- La importancia de la retroalimentación

Cuando hayas creado tu historia, muéstrasela a alguien que no tenga conexión con el proyecto. Pregúntale qué piensa, si tiene sentido, si es interesante… ¿No la entiende? Es posible que necesites simplificar los datos y reformular tu historia. Esto lleva su tiempo pero es muy importante porque de esto depende la confianza de tu futura audiencia. No te limites a crear ruido y ser la misma voz en todos los canales. Por ejemplo, Apple ha sabido crear unos productos que dan “bienestar emocional” a aquellos que los tienen. Sus clientes están dispuestos a pagar una prima por sus productos. Ahí reside el poder y el atractivo de la historia que se cuenta de la marca de la manzana.

La historia de tu marca es la suma de sus partes. Tu pasión debe ser representada en un buen contenido capaz de llegar a la fibra de nuestros futuros clientes.
 

¿Quieres saber más sobre cómo crear y gestionar tu marketing de contenido? Descarga nuestro [RoadMap #2] Mapa de gestión de contenido en este enlace.
[RoadMap #2] Mapa de gestión de contenido  

 

Abigail LittleTu historia es tan importante como tu diseño

Contenido relacionado